Bizcocho de chocolate y naranja. Receta.

La cesta de Can Perol de esta semana iba cargada de naranjas y mandarinas, perfectas para subir a tope los niveles de vitamina C y para combinar con… ¡chocolate!

Bizcocho de chocolate y naranja salido del horno. Se tu Chef.

Aunque no soy muy fan del chocolate con trocitos de naranja, sí que me encanta usarlas para aromatizar bizcochos. Así que teniendo todo el domungo por delante me puse a testear hasta que salió la receta de hoy con el molde para bundt cake.

Bizcocho de chocolate y naranja listo para decorar. Se tu Chef.

El resultado es el que ves en la foto: una tarta es muuuuy vistosa, perfecta para invitar amigos en casa o traer de postre en una cena cuando tú eres el invitado. Si se diera el caso que no tienes un molde como el mío, puedes repartir la masa en moldes de magdalena y hacer cupcakes, ¡te quedarán igual de espectaculares!

Bizcocho de chocolate y naranja con glaseado de yogur. Se tu Chef.

Este bizcocho tiene un riquísimo sabor a chocolate y naranja súper balanceado, está súper esponjosos y es muy ligero. Si aún no has probado la harina de avena, esta receta puede ser un buen comienzo, te darás cuenta que se digiere mucho mejor que la de trigo 🙂

Bizcocho de chocolate y naranja. Receta.
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Un bizcocho de chocolate y naranja ue te transportará en medio del camp. Suave, esponjoso y delicioso.
Raciones: 6
Ingredientes
Bizcocho:
  • 1 huevo
  • 60 gr. clara de huevo
  • 30 gr. miel
  • 30 gr. aceite de coco
  • 75 gr. harina de avena
  • 15 gr. cacao puro en polvo
  • 10 gr. levadura tipo "Royal"
  • 25 ml. zumo de naranja natural
  • Ralladura de naranja
Glaseado:
  • 40 gr. yogur natural
  • 20 gr. azúcar glass
Instrucciones
  1. Precalienta el horno a 160ºC y pesa todos los ingredientes.
  2. Bate el huevo con las claras, el aceite de coco derretido y la miel. Mézclalo todo hasta que se integre.
  3. Incorpora la harina de avena, el cacao puro en polvo, la levadura y remueve.
  4. Añade el zumo de naranja y la ralladura (más o menos una cucharada de postre). Remueve muy bien hasta que los ingredientes se hayan integrado.
  5. Vierte la mezcla en un molde y hornea durante 15 miutos, hasta que el palillo te salga limpio.
Glaseado y montaje:
  1. Mezcla el yogur con el azúcar glass en un bol hasta que te quede una salsa blanca.
  2. Esparce el glaseado por encima del bizcocho y decora con fideos de colores, ¡a disfrutar!

 

Sugerencias para preparar el bizcocho de chocolate y naranja

– El molde de bundt cake que he usado mide 18 cm.

– Puedes sutituir la clara de huevo por un huevo entero y el aceite de coco por mantequilla derretida.

– Si quieres un bizcocho aún más completo, córtalo en dos y rellénalo de glaseado, mermelada de naranja o ganache de chocolate como la que preparé para la mona de chocolate.

# # #

Si te ha gustado este bizcocho de chocolate y naranja, no te olvides de compartir la receta con todos tus amigos, tal vez alguno lo prepare para ti 😍👌

Mona de chocolate ligera y nutritiva. Receta.

Como ya te conté en la receta de mona de pascua del año pasado, este dulce es la tarta tradicional que se suele comer en Cataluña por estas fechas. Los escaparates de las pastelerías están llenos a rebosar de todas sus variedades: monas de chocolate, frutas confitadas, almendra y hasta yema quemada. Todas ellas, cubiertas por pollitos, plumas y figuras de chocolate.

La verdad es que cuando paseo por la calle en estas fechas, siempre me quedo embobada mirando todos los escaparates. Para mí, una parte de la tradición que conllevan estas fechas es la de preparar la mía propia. Así que en el artículo de hoy, voy a presentarte la mona de chocolate más nutritiva, sabrosa y ligera de la red 🙂

Mona de chocolate Sé tu Chef

¿Lo mejor? A pesar de la pintaza que tiene en la foto, no lleva ni media tableta de chocolate… De hecho, todo el chocolate que lleva son sólo 25 gramos de cacao mezclados con otros 2 ingredientes, sorprendente ¿verdad? Sígueme y te cuento cómo la preparé.

Mona de Pascua de chocolate ligera y nutritiva
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Una mona de chocolate es rica, sabrosa y muy baja en grasas y azúcares. Ideal para tomarla sin remordimientos. ¡Feliz Semana Santa a todos!
Raciones: 6
Ingredientes
Bizcocho:
  • 4 huevos (separa las claras de las yemas)
  • 40 gr. miel
  • 50 gr. aceite de coco derretido o mantequilla
  • 100 gr. harina de almendra
  • 65 gr. harina de avena tamizada
  • 12 g levadura tipo Royal
  • 5 ml. esencia de vainilla
Relleno:
  • 200 ml. crema de arroz para cocinar
  • 30 gr. azúcar moreno, de coco o muscovado
  • 25 gr. cacao puro en polvo
Decoración:
  • Almendra granillo
  • Huevos o figuritas de chocolate
  • Plumas y pollitos
Instrucciones
Bizcocho:
  1. Antes de empezar deja todos los ingredientes pesados y deshaz el aceite de coco/mantequilla. Prepara 2 boles y precalienta el horno a 160º.
  2. Separa las yemas de las claras. En el bol de las yemas, añade el azúcar y el aceite de coco/mantequilla y la harina de almendra. Mezcla hasta que los ingredientes se hayan integrado.
  3. Monta las claras a punto de nieve y añade la mitad haciendo movimientos envolventes. A continuación, añade la levadura Royal y la harina de avena tamizada. Una vez integrada, añade el resto de claras montadas.
  4. Vierte la mezcla en el molde previamente forrado y hornea el bizcocho durante 25' a 160ºC con calor arriba y abajo. Si se tuesta por arriba demasiado rápido, cúbrelo con papel de aluminio. Para saber si está listo, haz la prueba del palillo.
Cobertura y relleno:
  1. Vierte la crema de arroz en un cazo a fuego medio. Añade el azúcar y el cacao y remueve hasta que se haya integrado. Deja que enfríe mientras preparas el bizcocho.
Montaje:
  1. Dale la vuelta al bizcocho. Recorta la parte superior marronosa y los bordes. Corta el bizcoho en 2 transversalmente.
  2. Rellena el bizcocho con la crema de chocolate, une las dos partes, y cúbrelo con más chocolate por encima y por los bordes. Deja que enfríe en la nevera durante 10 minutos.
  3. Con un cuchillo ancho o una espátula de pastelería, engancha la almendra en granillo por los lados. Decórala al gusto, ¡buen provecho!

 

Sugerencias para preparar la mona de chocolate para Pascua:

-El molde que he usado, mide 15 centímetros, si usas uno más grande, multiplica los ingredientes por dos.

-En el caso que no encuentres crema de arroz, sustit,uyela por 200 ml. leche de arroz + 25 gr. maicena para que espese.

-Quítale los pollitos y las plumas y se convertirá en la tarta perfecta para cualquier celebración.

-Cambia el relleno por una deliciosa mermelada de fresa o melocotón, ¡espectacular!

Cómo llevar una vida saludable – La estrategia del caracol

Desde que mi amigo Rafa me contó por primera vez sobre la estrategia del caracol, no pude quitármela de la cabeza. Me pareció una estrategia tan simple y a la vez tan útil, que empecé a implementarla en tantas áreas de mi vida como pude.

La estrategia del caracol, parte de un punto inicial (el propósito de alcanzar un objetivo), que va evolucionando en forma de espiral. Con cada evolución, la espiral alcanza un punto nuevo, que no es nada más que una fase que nos acerca a la meta final. Por ejemplo, si te pones como objetivo mejorar tu aspecto físico, podrías anotar 10 puntos que te llevarán a ello: ir a la peluquiería, contratar a una personal shopper, probar un nuevo maquillaje, ir a entrenar 2 días a la semana, etc.

Esta estrategia, cuyo nombre original es “desarrollo en espiral”, es utilizada para desarrollar software y aunque es un poco más compleja de cómo la describo aquí, nosotros nos vamos a quedar con la idea base.

Como llevar una vida saludable. Consejos para llevar una vida sana. La estrategia del caracol. Se tu ChefComo llevar una vida saludable. Consejos para llevar una vida sana. La estrategia del caracol. Se tu Chef

 

Cómo llevar una vida saludable en 7 pasos

A continuación, he desarrollado el La estartegia del caracol Sé tu Chef, con los 7 pasos, que te ayudarán a llevar una vida saludable.

1. Deja de tomar azúcar

Sobretodo, deja de tomar refrescos y zumos (tanto industriales como naturales). Seguidamente, deja los demás productos que lo contienen en grandes cantidades.

Como te comento, el paso más importante es dejar los refrescos, sólo te aportan calorías vacías de nutrientes y llenas de químicos. Han sido creados en un laboratorio y si te tuvieras que comer todos los ingredientes que contienen sin estar mezclados dentro de la lata, estoy segura que no lo harías.

Para inspirarte en esta primera frase, comparto contigo la página web Sinazucar.org. Seguro que ya has visto miles de fotos en las redes sociales, pero créeme, vale la pena echar un vistazo por la galería y repasarlas una a una, ¡seguro que te llevas alguna sorpresa!

Como llevar una vida saludable. No comas productos light. Se tu Chef. Web sinazucar.org      Como llevar una vida saludable. No tomes refrescos. Se tu Chef. Web sinazucar.org

2. Deja los productos light y 0%, sólo comida real

La mayor trampa en la que podemos caer cuando queremos llevar un estilo de vida saludable, es la de pensar que los productos “para dieta” no contienen azúcar. Si te tomas en serio el punto uno, verás que no es así.

Los productos light y 0% suelen ser “muy altos en químicos” y “pobres en nutrientes”, lo que hace que la mayoría de las veces, no te sacien. Mucho de nosotros pensamos que para saciar el hambre, “hay que comer”, cuando en realidad “hay que comer bien”. Te lo contaré en el punto 5.

De momento haz el siguiente experimento. Lee los ingredientes que aparecen en las etiqueta de los productos que compras semanalmente, y si no sabes qué son o no te los comerías por separado, deja de comerlos. La comida real no necesita etiquetas para ser identificada como tal.

3. Haz ejercicio

De todos los consejos para llevar una vida sana, “haz ejercicio” es el más gastado de todos. No te rompas mucho la cabeza en encontrar la mejor de las actividades físicas. Simplemente, haz ejercicio. Sal a correr, levanta pesas, apúntate a clases de Zumba o sigue un programa de Body Pump.

Acostúmbrate a reservar algunas horas de la semana para ejercitarte, -un mínimo de 2-3 horas-, y cuando tengas el hábito implementado, decide qué cuerpo quieres tener y cuáles son las mejores actividades que te llevarán a conseguirlo.

4. Duerme bien

Hacer ejercicio físico cansa. Sobretodo si levantas pesas y trabajas los diferentes grupos musculares. Tu sistema nervioso se ve resentido y como consecuencia, necesitas dormir más.

Este hábito no es menos importante que el número 1, pero sí más fácil de implementar cuando empiezas a entrenar. Si tu cuerpo descansa bien, tendrás menos hambre el día siguiente.

5. Come para sentirte saciado

No todos los alimentos sacian por igual. No te llenará de la misma manera, -ni durante el mismo tiempo-, un plato de pasta, que un bistec. Tampoco es lo mismo desayunar unos huevos, que un bol de cereales (por muy grande que sea).

Si quieres profundizar más sobre el tema, descárgate gratuitamente el primer capítulo de mi libro*. En él, dejo claro los grupos de alimentos que necesitas comer pata sentirte saciado. Y en definitiva, cómo actúa cada una de ellos en tu cuerpo.

6. Organiza tus comidas

El objetivo final de esta fase, es que dejes de lado la comida procesada. Cuando estás cansado, es relativamente fácil calentar un plato precocinado en el microondas, o comerte unos wraps ya preparados. Pero a la hora de la verdad, esto no es lo más saludable y lo sabes.

Este tipo de comida, -volviendo al punto 2-, está llena de conservantes y aditivos difíciles de identificar. Decidir qué comes con antelación y ponértelo fácil son las claves para no tener que recurrir a este tipo de alimentos nunca más. En mi libro, te cuento el método que sigo para preparar todos los tuppers de la semana en tan sólo 2 horas. Parece magia, ¿verdad?

Como llevar una vida saludable. Controla tus antojos, Se tu Chef

7. Controla tus antojos y deja de picar entre horas

Aunque controles a la perfección tus comidas, el día a día presenta situaciones que pueden pillarte con la guardia baja. ¡No decaigas! Para mí, los peores momentos eran: la merienda, o en su defecto, tener que preparar la cena sin haber merendado. Era tan fácil empezar a comerme un yogur, luego un plátano, una manzana, una galleta…

Mi recomendación para evitar los antojos es que no compres nada que no te gustaría comer (galletas, productos procesados, etc.) ¿Obvio, verdad?

Aún así, si llegas a tu casa y tienes este tipo de alimentos, coge un plato y pon todo lo que vayas a comer dentro de él. Aunque sean 3 ítems: un yogur, 1 plátano y 1 onza de chocolate. Aléjate de la cocina y cómetelo. Ver con tus propios ojos todo lo que te comes, -y comerlo despacio-, te ayudará a sentirte saciado por más tiempo. Además, tendrás un control visual de todo lo que ingieres, siendo más fácil no pasarte.

Esta, es la técnica que sigo cuando llego a casa con ganas de atracar la despensa y la que mejor me ha funcionado hasta ahora.

¿Qué fases le marcarías tu a una persona que te preguntara “cómo llevar una vida saludable”?

Cuéntamelas en la sección de comentarios, tal vez ya sigas todas las fases que aparecen en esta primera espiral y hayas decidido marcarte otras metas para seguir mejorando. Soy toda oídos.

Como ves, puedes aplicar la estrategia del caracol en cualquier objetivo que tengas en la vida. ¿Quieres hacer un viaje largo este verano? Empieza comprando lo vuelos este mes, en el próximo, reserva el alojamiento y en el siguiente, alguna actividad en especial: un tour, una degustación de vinos… Lo mismo si quieres encontrar un nuevo trabajo: actualiza tu CV, define qué características debe cumplir tu empleo ideal, haz una primera selección de ofertas, prepara una buena carta de presentación…

Los objetivos, divididos en pequeñas fases, son mucho más fáciles de alcanzar.

 

Filosofía Sé tu Chef para una vida sana y feliz

Manifiesto Se tu Chef. Filosofia para una vida sana y feliz

 

El objetivo de Sé tu Chef es difundir un estilo de vida saludable, acercando la cocina fácil y nutritiva a todo el mundo, que junto a unos buenos hábitos, harán que tengas una vida plena, y que te sientas lleno de energía para cumplir todos tus sueños.

Sin embargo, cocinar de forma saludable no es el único hábito que he incorporado en mi día a día. En este manifiesto, comparto los 10 puntos que considero clave para convertirte en la mejor versión de tu yo saludable.

¿Compartes alguno de ellos?

Si te sientes identificado, siéntete parte de esta comunidad. Te animo a que te unas a la página de Facebook y sigas mis aventuras en Instagram.

Juntos, seremos más fuertes en todas nuestras decisiones saludables.

5 alimentos no saludables. Cuando crees que comes bien y lo haces mal

Llega el momento en el que decides empezar a cuidarte. A partir de ahora cocinarás en casa, moderarás el consumo de pizza y dejarás de lado los alimentos no saludables.

Pero, ¿qué es saludable y qué no?

En este artículo, voy a desmitificar 5 productos que muchas veces consideramos saludables y no lo son, dándote alternativas mejores para sustituirlos, ¿preparado?

1. Productos light

Aunque contengan menos calorías que su versión original, son productos artificiales, alimentos no saludables. No te sacian y confunden al cuerpo. La mayoría de las veces que ves un producto que por naturaleza lleva grasas, como sería un yogur, etiquetado con un “0%”, significa que es “alto en químicos”.

Cuando comemos este tipo de alimentos, el cuerpo se confunde. Nota que le entra comida, pero al procesarla, ve que no lleva nada de nutrientes y nos pide más.

Compruébalo por ti mismo comparando las etiquetas de un yogur natural con el de un yogur light. Verás que el primero, lleva sólo 2 ingredientes y el segundo, 15, ¡oh, no!

Yogur natural: leche fresca, leche desnatada en polvo y fermentos lácteos.
Yogur desnatado para beber: leche desnatada, agua, leche desnatada en polvo, fibra (inulina), dextrosa, fresa (zumo y puré) (1%), almidón modificado de maíz, estabilizante (pectina), aromas, edulcorantes (sacarosa y néotamo), fermentos lácticos, Lactobacillus paracasei (mínimo 10.000.000/g), colorante (carmines), conservante de la fruta (sorbato potásico), vitamina B6.

Yogur para beber sabor fresa Hacendado. Alimentos no saludables.

2. Refrescos y zumos

Uno de los primeros pasos que deberías tomar cuando quieres empezar a cuidarte, es dejar de consumir refrescos y zumos. La mayoría de las personas, antes de dejarlos por completo, se pasan a la versión light, sin azúcar o cero calorías, pero como ya hemos hablado ¡son igual de perjudiciales!

El mejor acompañamiento para una comida es el agua. Te recomiendo que evites los refrescos por el simple motivo que están llenos y llenos de azúcar, y además, llevan gas. El azúcar te generará adicción y te dará picos de energía, a veces, más fuertes que los puede darte tomar un café.

Coca Cola Alimentos no saludables

Cada terrón de azúcar equivale a 4 gr.

Cuando el pico de insulina generado por el azúcar vaya de bajada, volverás a sentir hambre. Y no sólo eso, los refrescos están llenos de colorantes, químicos, gas y calorías. El gas hará que te sientas hinchado, aunque no es ni mucho menos lo peor: estarás consumiendo calorías vacías. Alimenta tu cuerpo sólo con comida real 🙂

La botella que ves a continuación es de 500ml. ¿Te comerías todos los terrones de azúcar 1 por 1? Esto es lo que que haces al tomarte una CocaCola o un refresco.

Los zumos de frutas, aunque sean bajos en azúcares o recién exprimidos por ti mismo, tampoco son recomendables. Las frutas también son altas en azúcares pero si las consumimos enteras, su fructosa se acompaña de la fibra que ya llevan de por sí, consiguiendo un balance perfecto entre sus propiedades.

 

3. Pan

¿Puede una barra de pan costar 0,40 céntimos? Sí, te hablo del pan que siempre está de oferta en todos los supermercados, o en cualquier establecimiento que no prepare pan de forma artesanal, pasando por un proceso de fermentación. Sea integral o de semillas, si es pan congelado estará cargado de aditivos. No sólo eso, este tipo de pan acostumbra a ponerse duro al día siguiente y no te sacia.

Para ponértelo fácil, huye del pan que venden en los supermercados por muy buena pinta que tenga, y encuentra una panadería de confianza. Si no hay ningún distintivo dentro del establecimiento, puedes hacer preguntas así: ¿El pan se hace aquí o sólo se cuece? ¿Dónde está el obrador? ¿Qué tipo de harina se usa? ¿Preparan el pan con levadura de panadero, masa madre o una mezcla de las dos? Si no consigues respuesta a estas preguntas, empieza a sospechar, ¿qué raro que tu panadero no sepa cómo se hace su pan, verdad?

En Francia, si el pan es congelado o semi-congelado, el establecimiento no puede llamarse panadería, ¡ellos sí que saben!

 

4. Salsa de tomate (y otras salsas)

¿Sabías que la salsa de tomate casera es de color naranja? Otra vez más, la industria nos ha querido vender una versión irreal del producto que estamos comprando. Aunque en el envase ponga 100% natural, ¡que no te engañen! Si la salsa es de color rojo, estará lejos de ser una salsa “real”. Aunque de primeras puede parecer la salsa más saludable para acompañar los platos de pasta, las salsa envasadas nunca suelen contener un % alto de su ingrediente principal, ¡veamos la etiqueta!

Salsa de tomate saludable. Alimentos no saludables.En esta etiqueta, pone claramente que es una salsa “sin conservantes”. Sin embargo, cuando miramos los ingredientes, nos encontramos con: aceite de girasol, jarabe de glucosa y fructosa, sal y azúcar. Eso no es todo, también le han añadido “aroma”, almidón modificado de maíz y glutamato monosódico. Por no decir que no indican el % real de tomate que hay en la salsa. Si buscas una salsa rápida para tu pasta, te recomiendo mi receta de salsa cremosa de espinacas, o una receta corriente de pesto, ¡la tendrás lista a golpe de batidora!

 

5. Precocinados

Crema de calabaza de brick. Alimentos no saludables
Aunque de primeras nos puede parecer que haya “precocinados buenos” y “precocinados malos”, a mí me gusta meterlos todos en el mismo saco. Me explico. Hay compañeros de trabajo que piensan que comen mal cuando se compran una pizza para microondas, y que el siguiente día, lo pueden compensar con un poco de crema de calabaza de brick, macarrones o tortilla de patatas.

La verdad es que no es así. La regla que mantengo ante estos casos es: ¿cuándo me aguanta en la nevera una tortilla de patatas preparada por mí? ¿Y una lasaña? Los alimentos precocinados siempre aguantan más de lo normal, llevan mucha sal y productos químicos que ayudan a su conservación y que los alejan de los ingredientes que usaríamos para prepararlos paso a paso. Sin duda, son alimentos no saludables.

# # #

Con este artículo, no quiero que te obsesiones ni te sientas mal. Simplemente, que empieces a aplicar esta regla: trata de imaginarte comiendo los ingredientes que componen estos productos por separado, como si los tomaras a cucharadas sin ser mezclados en el producto final, ¿lo harías? Si la respuesta es no, deja de tomarlos.

 

¿Qué otros alimentos no saludables añadirías en la lista?

Cuéntamelo en la sección de comentarios y entre todos, ampliaremos esta lista de alimentos no saludables.